miércoles, 12 de diciembre de 2018

Thelma Fardin: "Me costó aceptar que me violaron"

En redes sociales, la actriz agradeció el apoyo de la sociedad y contó todos los miedos que atravesó en estos 9 años, desde que fue violada hasta que lo denunció.

La actriz Thelma Fardin, que denunció que Juan Darthés la violó en Nicaragua en 2009 durante una gira de un programa infantil, contó todos los miedos que tuvo y el proceso que atravesó para poder dar a conocer su historia. En redes sociales, aseguró que necesitó que pasaran nueve años para poder decir las cosas por su nombre: "Violación".

"Tenés que sacarte mil capas de miedo. Miedo a no tener más trabajo, a que te vean como algo roto, a que te rompan; a verte como una mujer de segunda mano, como una víctima, como una traumada; que te marquen como pobrecita, como mentirosa, que te marquen. Que te marquen más."

— Thelma Fardin (@soythelmafardin) 12 de diciembre de 2018

Thelma fue violada por Darthés cuando ella tenía 16 años y él 45, durante una gira de la novela "Patito Feo". En su cuenta de Twitter, la actriz agradeció a todos por el acompañamiento pero reveló que en estos nueve años tuvo miedo: "Miedo a no tener más trabajo, a que te vean como algo roto, a que te rompan; a verte como una mujer de segunda mano, como una víctima, como una traumada; que te marquen como pobrecita, como mentirosa, que te marquen".

En esos miedos, señaló los prejuicios y preguntas maliciosas que muchos podrían hacerse: "¿Querrá sacarle plata? ¿Querrá hacer quilombo? ¿Quiere ser famosa? (Sí, claro, ¿quién no quiere hacerse famosa porque la cogieron contra su voluntad?)".

O el hecho de que quizá fue su culpa porque "“Quizás ella lo sedujo”, “Estaba caminando sola a esa hora y por ese barrio”, “También mirá cómo se viste”, “Ella se lo buscó”", como algunas de las frases hechas que suelen usarse para justificar un abuso o violación.

Por todo ésto, Thelma confesó que "me costó aceptar que me violaron" y contó "no usaba esa palabra" sino que tuvieron que pasar "9 años para que pueda llamarlo por su nombre: violación".

Ésta situación la llevó a reflexionar y a mostrar que es necesario especializarse en feminismo y cuestiones de género porque, dijo, "tengo que ser más que una víctima porque a la sociedad, a la justicia, a la opinión, a todo eso que ante la duda lo protege a él, no le alcanza “mi” verdad, la verdad".



Finalmente, concluyó que decidió contar su historia "porque aunque me dé miedo exponerme a todo lo que viene por hablar, sé que es más caro el precio de callar" y le pidió a todas que "no se callen".

Fuente: ElDestapeWeb

#MiraComoNosPonemos #NoEsNo #MeToo



Instagram